Itinerarios: la Roma cristiana

Itinerarios: la Roma cristiana

El itinerario no puede dejar de inciar en el tempo dedicado a todos los dioses: el Panteón, que continúa siendo templo de devoción, ya que se convirtió hace muchos años en la Iglesia de Santa María de los Mártires, además de ser el sagrario de los Monarcas de Italia.

Poco distante de aquí se yergue todo el Foro Romano, que alberga algunos de los templos más interesanes de la ciudad, como el Templo de Saturno, el Templo de los Dioscuros o el Templo de Vesta.

Tras zambullirnos en las religiones del pasado, podemos dedicarnos a visitar algunas de las numerosas Iglesias que se encuentran diseminadas por toda la ciudad.

San Juan de Letrán es la catedral de Roma. Definida como “la Madre de todas las iglesias del mundo”, la Basílita de San Juan de Letrán representa el nexo de unión entre la época pagana y la cristiana. La construcción original estuvo destinada a edificio para reuniones públicas y la administración de la justicia, pero con la difusión del nuevo credo se transformó en un majestuoso templo capaz de acoger a numerosos feligreses. En las cercanías, recorriendo la Vía de San Giovanni in Laterano, se llega a la Basílica de San Clemente, cuya fachada barroca esconde numerosos tesoros artísticos que se remontan a la Edad Media: de entre todos ellos, cabe destacar el baldaquín y el pavimento “cosmati”,  la maravillosa “schola cantorum” y el mosaico de la escuela romana que representa el Triunfo de la Cruz; asimismo, podemos admirar la obra de Masolino de Panicale, que pintó los frescos que decoran la Capilla de Santa Caterina. Es muy interesante realizar una visita a la basílica inferior para admirar sus frescos, uno de los cuales, el de la Leyenda de Sisinnio, presenta uno de los primeros ejemplos de italiano vulgar.

Dejándose atrás el Coliseo, y caminando en dirección de la Plaza Esquilino, podréis hacer una pausa en el pórtico de la Basílica de San Pedro en Vincoli donde os sorprenderá, en el lateral derecho cercano al altra, una de las maravillas de Miguel Ángel, su famosísimo Moisés, una escultura que transmite su fuerza y vigor, que estaba destinada a adornar el grandioso Mausoleo de Julio II, pero que nunca llegó a terminarse.

Y a poca distancia, se yergue majestuosa Santa María la Mayor, la basílica patriarcal mejor conservada de la ciudad. A pesar de las modificaciones aportadas en su fachada durante el siglo XVIII es en el donde custodia sus mejores joyas artísticas, de entre las que destacan los maravillosos mosaicos: los 36 metros cuadrados en la nave mediana y los episodios del Nacimiento y la Infancia de Jesús situados en el arco triunfal se remontan a Sixto III, mientras que el mosaico del siglo XIII situado en el ábside que representa la coronación de María entre el Cardenal Giacomo Colonna y Niccolò IV entre dos filas de ángeles y santos, se debe a Jacopo Turriti. También se pueden admirar los frescos de los Profetas, su Capilla Sixtina – adornada con mármoles antiguos – y la lujosa Capilla Paulina.

Una vez cruzado el Tíber, podemos visitar la Basílica de Santa Cecilia en Trastévere, situada en el corazón de uno de los barrios más atractivos de Roma. Son dignas de mención las obras presbiteriales, con su célebre bladaquín, el mosaico que se remonta a la Alta Edad Media situado en la cúpula del ábside y la estatua de mármol de Santa Cecilia, que representa el cuerpo de la mátir tal y como fue hallado en el reconocimiento de 1.599. La verdadera joya de la basílica está situada en el coro de las monjas: se trata de un fresco del Juicio Universal realizado por Pietro Cavallini, una excepcional muestra de la pintura anterior a Giotto en Roma.

 

Basílica de Santa María la Mayor

Basílica de Santa María la Mayor

La basílica de Santa María la Mayor es la más importante de todas las iglesias romanas dedicadas a la Virgen y también es la mejor conservada de la ciudad.

Basílica de San Juan

Basílica de San Juan

Definida como “la Madre de todas las iglesias del mundo”, la Basílita de San Juan de Letrán representa el nexo de unión entre la época pagana y la cristiana.

Basílica de San Pablo extra muros

Basílica de San Pablo extra muros

La Basílica de San Pablo extra muros es una de las cuatro basílicas papales de Roma, la segunda por dimensiones , tras la de San Pedro.

Basílica de San Clemente

Basílica de San Clemente

Su fachada tardobarroca alberga tesoros artísticos que se remontan a la Edad Media: destacan su ciborio y su pavimento cosmatesco, la maravillosa schola cantorum y un mosaico perteneciente a la escuela romana que representa el Triunfo de la Cruz.

Basílica de San Pedro en el Vaticano

Basílica de San Pedro en el Vaticano

La imponente fachada del siglo XVII realizada por Carlo Maderno ya permite imaginar las dimensiones mastodónticas de la Basílica de San Pedro, uno de los templos más grandes del mundo.

Basílica de Santa María de los Angeles y de los Mártires

Basílica de Santa María de los Angeles y de los Mártires

El templo que podemos apreciar hoy en día, en realidad era la enorme antecámara y el tepidarium de las Termas de Diocleciano, como puede intuirese de las ocho gigantescas columnas de granito egipcio de 14 metros de altura por 1,5 metros de diámetro.

Casa San Juan de Ávila

Via Torre Rossa 2
Via Pietro De Francisci
(la puerta blanca al final de la calle)
00165 Roma (Italia)
T: +39 06 88 801 391
T: +39 06 88 801 392
M: +39 327 853 5302

Contactos

  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
© 2017 Pontificio Colegio Espanol de San José -
P. IVA: 02126421003 - C.F. 80126750589
Powered By NOVA OPERA